La Gemma

Soy coach de salud. ¿Te resulta familiar? Muy probablemente no. Lo comprendo. Es nuevo para mucha gente, especialmente en este lado del atlántico. Pero no sufras, procuraré explicar qué es lo que hago.

Cuando nos da calambre una lámpara, llamamos al electricista. Si nos falla el coche, vamos al mecánico. Y cuando nos queremos cortar el pelo, vamos a la peluquería. Y en el campo de la salud, aplicamos la misma pauta de comportamiento. Si estamos engordando, visitamos a un nutricionista. Si estamos angustiados, hablamos con un psicólogo, sin tener en cuenta que muy probablemente una cosa y la otra están vinculadas. Y existe una clara relación de causa-efecto entre ambas.
Y es precisamente aquí donde el papel de una profesional como yo toma relevancia. Porque como coach de salud, tengo una visión más amplia de la situación de cada persona, incluyo más variables en el análisis, ofreciendo así un diagnóstico más completo.

Mientras sigues leyendo, posiblemente intentarás encasillarme en alguno de los perfiles profesionales de la salud que conoces. ¿Nutricionista? ¿Dietista? ¿Psicóloga? Pero no, no soy ninguna de estas. Y tampoco estoy aquí para sustituirlas.

Lo que yo hago es el resultado de sumar el conocimiento en diferentes áreas de la salud con el sentido común. Una práctica que ya hace muchos años que se está llevando a cabo en otros países con mucho éxito, siendo Estados Unidos uno de los lugares de referencia. Y donde precisamente me he formado.

Si quieres más información, por favor contáctame y lo hablamos. La primera sesión es gratuita y sin compromiso. Y la podemos hacer online o presencial.